martes, 22 de febrero de 2011

Recordatorio


Ramón de Vargas Lezama, Dos Beatas (Detalle)
'Más lágrimas se derraman por las plegarias atendidas que por las no atendidas'.
Santa Teresa de Jesús


40 comentarios:

Lourdes dijo...

Muy oportuno recordatorio, querida T.

NáN dijo...

Frase de esta brava (y dicen las malas lenguas que un poco pasada de alucine de cornezuelo del centeno, al comerse por humildad el pan ya pasado) dio nombre al libro de Capote, "Plegarias atendidas", que se inicia con esa cita.

¡Hale la cultureta!

T dijo...

Libro inacabado, por cierto, cuyo manuscrito Capote siempre sostuvo que se perdió, o que se lo habían robado. ¡Vaya usted a saber! lo más probable es que sólo escribiese lo que finalmente se publicó. Y buena parte de la 'beautiful' que lo frecuentaba sí que debió rezar para que el 'divino' Truman no los retratase en el libro. Algunos no lo consiguieron porque son fácilmente reconocibles.

T dijo...

Item más:con cornezuelo y sin él, la santa de Ávila tenía más narices que Thatcher y Merkel juntas.

NáN dijo...

y escribía de vicio.

Babunita dijo...

T, acabamos de leer donde Curra lo de ECA, si algo podemos hacer, lo que sea, ya sabe que estamos cerca. Oraciones y un abrazo.

Carmen dijo...

Hola.
No sé dónde lo habrás escrito, pero no sabía nada de ECA. Me dejó un comentario el 19, yo ni me podía imaginar...
Dale recuerdos si puedes, por favor, de mi parte, y mis deseos para que se mejore.

Carmen dijo...

He vuelto a leer el comentario que me has dejado (lo había leído deprisa antes).
T.: estoy verdaderamente alarmada.

Lourdes dijo...

Desconozco la base que tendrán quienes afirman que Teresa de Jesús sufría alucinaciones debidas al cornezuelo del centeno, probablemente sea mera especulación. También están los que basándose en las obras de la propia reformadora del Carmelo, han puesto su empeño en diagnosticar las posibles enfermedades que podría haber sufrido y aquí, las hipótesis van de la epilepsia a la neurobrucelosis, pasando por el parkinson y, ¡cómo no! la histeria.
Como ejercicio forense literario debe ser muy entretenido, dejando al margen que muchas de estas especulaciones sólo han tenido por objeto desprestigiarla, una pretensión que, a mi juicio,no han conseguido ni siquiera entre los anticatólicos más combativos.
Teresa de Jesús, cómo ha dicho NáN, escribía "de vicio" y sólo los muy ignorantes niegan que es una de las cimas de la mística de todos los tiempos y de cualquier credo porque, y aquí es posible que discrepe con T, a mi juicio, el camino místico es uno aunque sean diferentes las formas de hacerlo.Naturalmente, hablo de mística, no de sucedáneos.

En cuanto a ECA, muchas gracias a Carmen y a Babunita por su interés; que os preocupéis por él, sólo por lo que habéis conocido de él en este blog, demuestra vuestra calidad como personas y también me hace pensar que su encanto, su bonhomía, pese a ser un gruñón impenitente, y sus grandes cualidades han conseguido traspasar la frialdad de internet. Es un gran tipo; siempre será un gran tipo y el mejor de los amigos.

T dijo...

No estoy tan en desacuerdo en lo de la mística. Pero ahora no tengo tiempo de matizar. Mañana lo hago.

NáN dijo...

No sé lo de ECA ni dónde mirarlo, pero me alarmo igualmente, porque me cae estupendamente. ¿Alguien me puede orientar de dónde me informo

No hay que alarmarse por lo de las sustancias. De toda la vida, los escritores las han tomado (¿podría entenderse la obra de Jim Thompson o de Cheever sin su alcoholismo benefactor, al menos para la obra?).

Precisamente en la mística, los estados alterados de conciencia, no de continuo sino en ocasiones, han facilitado en muchos casos la comprensión de lo más inefable.

Pero Teresa de Ávila no lo buscaba; simplemente, se encontró con ello. Parece que por humildad, comía la peor parte de todo; entre otras cosas, el pan ya pasado, el que verdeaba. Se sabe que ese pan contiene cornezuelo (que aunque se llame del centeno afecta a la mayoría de los cereales).

Copio de una enciclopedia médica: "Hay que añadir la toxicidad sobre el sistema nervioso central que se manifiesta por convulsiones, estados depresivos y alucinaciones similares a las observadas con el LSD (derivado de la ergotamina)."

Por un lado, los estados depresivos como los de "la noche oscura del alma", por otro, estados alterados de conciencia. Evidentemente, las dosis ingeridas serían bajas, pero esos estados de conciencia, escritos con tanta maestría, no quitan fuerza a Teresa ni como escritora ni como mística. Es mi opinión, claro.

Un abrazo a ECA

T dijo...

A mí, como a NaN, lo del cornezuelo me parece una anécdota que no empece en nada su categoría. La prueba está en que el pan de centeno atrasado en aquella época lo comerían muchos y ninguno escribió 'Las Moradas'.

Sobre que el camino místico sea uno, como dice Lour, lo que uiero matizar es que yo creo que la pretensión última sí es una y la misma pero el marco religioso en el que se vive, condiciona la manera de alcanzar esa pretensión: la de la unión absoluta con el Misterio, o dicho de otra manera, ver la Luz del Misterio. Despertar al 'Misterio'.

Pese a estas diferencias entre los caminos místicos que se siguen por las diferentes religiones, lo cierto es que la mística, que sin ninguna duda es el grado sumo de la experiencia religiosa, es también el mejor elemento de unión entre ellas.

Lourdes dijo...

El matiz es de calado, querida T, porque al admitir tú diferentes caminos para conseguir la unión que se conoce como mística, ya estás admitiendo lo que yo te señalaba ayer como punto de discrepancia. Yo afirmo que el camino es uno y diversas las formas de recorrerlo. Parece lo mismo pero no lo es.

Por lo que se refiere a Teresa de Ávila, NáN, por mi profesión conozco muy bien los efectos que produce los alucinógenos y no tengo reparo ni miedo alguno en hablar de ellos, sólo digo que son meras especulaciones e insisto en que en muchos casos, que no es el tuyo, se aduce esa causa para desprestigiarla. Yo soy agnóstica educada, eso sí, en un catolicismo bastante liberal en el colegio, pero me interesa mucho la espiritualidad y practico la meditación a menudo. A esto añado que soy neuróloga y neurocirujana, y te puedo asegurar algo que seguramente ya sabes: que la mente del hombre es muy poderosa y que tal vez, sólo tal vez, los "éxtasis" de Teresa de Ávila no tuvieran su causa en una pequeña dósis de alucinógenos.

Carmen dijo...

Yo no soy médico y además reconozco que me he perdido un poco por los caminos de la mística (T, en el próximo ponnos algo de Asterix, por favor). Pero digo yo que guarrerías, en esa época, comería más de uno, y más de una (monja). Y Teresa de Jesús solo hay una. Así es que esto es como el doping: aunque yo me meta cinco litros de clembuterol en vena, no puedo subir el Alpe D'Huez en bici en menos de una semana. Eso sí: iré monísima con un culotte azul marino.
Es cierto que el conocimiento de la capacidad de la mente, y la potencialidad que tiene, tiene todavía mucho camino por delante. Por no hablar de las multidimensiones y los universos paralelos...

Elena dijo...

Si, por lo que más quieras, pon algo gracioso que yo también me pierdo y no estoy muy animada como para meterme en estas honduras.
Lo del culotte me ha sacado una carcajada que no sabes cuanto te agradezco, Carmen.

NáN dijo...

Bueno, hablar de "caminos" diferentes, o de un solo camino visto de distintas formas, es ya prefigurar la existencia de algo único y real.

Sí sabemos que, por diversos motivos (en numerosos casos por el uso ritual de determinadas sustancias) se producen episodios de conciencia alterada.

Eso puede ser una reacción cerebral simplemente, o la llegada a un estado diferente. Pero eso sería lo inefable. ¿Cómo se puede explicar eso en lenguaje? Pues cada uno, partiendo de sus conocimientos y su mundo.

Por eso no hay apariciones de la virgen María salvo en los católicos: no hay niños pastores indios a los que se les aparezca María.

Eso explicaría los diferentes tipos de "visiones". Suponiendo, para mantener el tema, que exista una suprarrealidad, lo que ocurriría sería bastante parecido al cuentito de los ciegos, en un país que no conocía los elefantes, que traen uno y cada ciego toca una parte. Según lo que ha tocado (una pata, la trompa.la cola, una oreja), su posterior definición de lo que es un elefante es totalmente distinta.

También yo practico (en intervalos muy irregulares producidos por el azar) la meditación; el zazén. Y anteriormente las respitaciones y ejercicios tibetanos. Pero aunque sea una conciencia distinta a la de la vida normal, es muy fácil hablar con alguien que hace esas prácticas y llegar a un acuerdo.

Lo que dije anteriormente, explicaría también por qué, ante determinadas visiones o percepciones, unos se vuelven místicos (y los expresan con su vida o literariamente) y otros tienen una fuerte resaca: dependerá del background del que ha tenido la experiencia.

(Siento por los que se aburren con esto, pero es muy interesante).

T dijo...

Lour, lo que he querido decir es que la discrepancia entre nosotras no es tanta. Que discreparíamos ya lo sabía. Yo soy católica, y en consecuencia, creo que el camino que conduce al despertar de Shakyamuni Buda no es el mismo que el que lleva a experimentar la unión mística con el Cristo Resucitado, aunque el fin de quien practica el zen budista sea también abrirse al Misterio. Pero como ha dicho NáN, tanto tú como yo prefiguramos la existencia de algo único y real, aunque tú dudas de que el hombre pueda llegar a un conocimiento de lo divino, de lo sobrenatural, porque no lo puedes verificar. Yo tengo Fe, y por lo tanto, creo lo que no veo, y la recompensa es 'ver' lo que creo. (San Agustín, dixit)

Hay muchos católicos que utilizan técnicas zen para llegar a una relación íntima y personal con Cristo. Mi padre (QEPD), lo hacía.Y para mí no es ni rechazable ni sospechoso de herejía ni nada parecido. No creo que ampliar horizontes y superar límites sea malo sino todo lo contrario.(Al mismo colegio liberal que tú, yo uno una formación ignaciana muy arraigada).

Mi padre, a propósito de las técnicas de meditación zen y el cristianismo, decía que a un católico honrado, y él lo era, no le podía bastar el zen y que tenía que saber que la Verdad no estaba en una síntesis imposible sino en trascender, respetando tanto el zen como la fe cristiana.

Yo estoy con él, y también con NáN, en que no es tan dificil, si no se parte de posiciones dogmáticas férreas, llegar a puntos de acuerdo. Karl Rahner,SJ ya advirtió hace medio siglo que 'el cristiano del siglo XXI, sería místico o no sería'. (Dando un paso más que Malraux: 'El siglo XXI será espiritual o no será').

Y sí, a mí también me interesan mucho estas cosas, NáN.

T dijo...

Elena, me alegra un montón leerte. Tanto a tí como a Carmen, os prometo que lo próximo será algo ligerito, para desengrasar.

La que me extraña que no haya metido baza es Ana. Porque ella de 'La Santa' sabe una barbaridad.

Ana dijo...

Dejaré que sea algún hijo de san Ignacio;-) quien se pase por aquí y que sabe muchísimo más que yo que aportará seguro cosas interesantísimas al debate.

Elena dijo...

No me aburren NAN, pero ahora no tengo la cabeza para esto.
T, si te lee mi padre, te excomulga, pero yo estoy en tu onda, y eso que estoy casada con un calvinista, que ya sabes que para cerrados, ellos.

Carmen dijo...

Por mí no lo sintáis, que yo no me aburro nunca: siempre me sobrepongo ante cualquier dificultad...

David dijo...

Estoy siguiendo con atención las opiniones sobre Sta. Teresa de Jesús y quiero aportar también la mía. Ella es para mí la gran mística del siglo de oro y de cualquier tiempo. El misticismo es un fenómeno sobrenatural y esta es la primera base que se debe admitir para, a continuación, tratar de comprenderlo. Ella vivió experiencias religiosas muy intensas que describió muy bien en Las Moradas, que es su cumbre mística porque El Camino de Perfección es más un tratado de ascética. En su Libro de la Vida, ella no oculta sus enfermedades, fue una mujer enfermiza lo que engrandece su obra. Y es también un gran mérito suyo explicar sus experiencias místicas con gran belleza pero con gran naturalidad. Lo mismo escribía de sus dolores de cabeza que de sus visiones sobrenaturales. Su vida entera es expresión de un lenguaje místico porque ella desprende siempre un reflejo del divino Misterio. Ella podía haber callado sus experiencias y su vida hubiera sido más cómoda, pero ella sintió la necesidad de comunicarlo, igual que hizo también Hildegard von Bingen. Sta. Teresa quiso transmitir toda su experiencia y no la ha frenado ni la Inquisición. Y ser mujer y hacer y decir lo que ella hizo y escribió era un reto complicado y difícil, pero no eran los suyos arrebatos, era toda su vida lo que ella quería dar a conocer, su vida entera, repito, es una manifestación mística.Y Las Moradas no son fruto de un estado de enajenación transitorio causado por estupefacientes, es todo un programa de vida espiritual para alcanzar la unión mística . Esta obra, un itinerario complejo, escrita en un bellísimo español exige inteligencia. No es la obra inconexa de una persona enajenada. Es lo que quería decir para participar en este interesante coloquio y pido disculpas, porque mi lengua materna no es el español y puedo haber utilizado expresiones no muy correctas.
Soy un gran admirador de España y un aplicado estudioso de Sta. Teresa y quiero dar las gracias a T por su blog y a mi querida amiga Ana, que tanto me ayuda a hablar cada vez mejor su preciosa lengua. Ojalá tuviese tiempo y ustedes ganas, para compartir opiniones sobre el camino propuesto y vivido en Las Moradas. Muchas gracias.

T dijo...

Muchísimas gracias Fr.David. Por su comentario sobre Santa Teresa. Sé que es usted algo más que un estudioso aplicado de la gran santa española, así que le agradezco doblemente su concisión y la claridad con la que ha dado su valiosa opinión.

En segundo lugar, le agradezco mucho que haya encontrado tiempo para entrar en el blog y animarnos e ilustrarnos la tertulia. Y hacerlo en un español tan bien escrito. Ya me gustaría a mí poder escribir en inglés como escribe usted en español.

Estoy, por supuesto, completamente de acuerdo con lo que ha escrito. Hace falta mucho coraje, mucha inteligencia y no pocas narices, como decía yo el otro día, para vivir en su época como ella vivió y para escribir lo que ella escribió.

Yo, lamentablemente, no soy buena conocedora de Las Moradas. Las tengo ahí, en espera siempre de mejor momento, pero si usted encuentra tiempo, a mí me sobran ganas de que me las desbrocen. ¡Y quien mejor que usted, Fr!

Le parecerá una tontería pero ¿sabe lo que siempre me ha llamado la atención de Santa Teresa? Que no se callaba, es verdad, y que podría haber vivido muy bien sin meterse en líos, pero además de no callarse, su empeño en demostrar que ella no era una tía rara y mucho menos una heterodoxa. Por éso me encanta esa exclamación suya, al final de sus días: '¡Y muero, al fin, hija de la Iglesia!'.

Nada, Fr. que es un placer leerle. Y que si usted se anima, pero tenga cuidado, no se vaya a enganchar, estaremos encantados de tenerle por aquí.

NáN dijo...

Siento contradecirle, Fr. David. Cuando escribe

«El misticismo es un fenómeno sobrenatural y esta es la primera base que se debe admitir para, a continuación, tratar de comprenderlo. Ella vivió experiencias religiosas muy intensas»,

está encerrando, con los términos "sobrenatural" y "religiosas" (que hay que entender, supongo, como "religión católica") dentro de una religión. Aunque no me cabe duda del derecho que le asiste, como miembro de esa religión, a juzgarla desde ahí, al hacerlo nos la "arrebata" a los no creyentes.

Y Teresa de Ávila es de todos.

Es decir, es "mía" por su coraje como mujer en una época en la que era difícil; es "mía" como escritora espléndida con un fuerte castellano; es mía como mística, pero no más mística que muchos chamanes que no es que tomen peyote o ayahuasca, sino que han "dirigido" esa toma en miles de personas.

Me cuesta entender un "Dios verdadero" adscrito solo a una parte del mundo, dejando en la sombra del desconocimiento a la mayor parte de los habitantes del planeta. Por eso me cuesta entender la apropiación y ensalzamiento de un ser especial, como Teresa, solo para una parte de ese mundo.

Prefiero, pues, no hablar de lo "sobrenatural", con las implicaciones que eso conlleva, sino de algo "perfectamente natural", de una "conciencia expandida", que está en los cerebros (¿la mente?) de todos los seres humanos, aunque muy pocos, pero de todas las religiones y creencias, lleguen a potenciar eso que existe.

No me quite a Teresa, convirtiéndola en Santa Teresa, porque eso lo es para pocos.

Y sin embargo, desde mi posición (la muerte es un fundido a negro), no me cuesta entender las "formas" en que cada uno expresa, desde su marco propio, sentimientos que son de todos.

Por eso no me cuesta entender, y unirme, la ilustración que preside esta entrada del blog.

Ana dijo...

David me encanta verle en este blog y en este debate sobre Teresa de Cepeda y Ahumada y la mística. Espero que sus muchas ocupaciones no le impidan participar en él porque su conocimiento de la obra de la santa y de la mistica nos enriquecerán a todos.

Aclarar a todos los que leen este blog que el merito de que Fr. David hable un perfecto español es sólo suyo yo sólo hago que meterle en jardines;-)

Dicho esto y después de lo que leo a NáN intervengo para hablar de la que es mi santa de cabecera. Porque le guste a usted o no, Teresa de Cepeda y Ahumada, Teresa de Jesús en la vida religiosa es santa. Es religiosa en la Iglesia católica romana y apostólica y usted, si quiere hacer suyo su coraje, su mística y su escritura deberá hacerlo desde el entendimiento que ella lo hace desde Dios y para Dios a través de Jesucristo.

No le digo que lo comparta pero no puede despojarla de ello porque pierde la esencia misma de la de Ávila. Ella vive en la Iglesia y es de la Iglesia. Cuando Teresa empuñó la pluma, había transcurrido más de la mitad de su vida y comenzó a escribir por obediencia a sus superiores y con la vista puesta en los grandes acontecimientos de su época. Dos cosas le preocupan fundamentalmente: el descubrimiento de América y la división de la Iglesia por la separación de los protestantes.No recuerdo como es la frase exacta pero ella en un momento escribe que ante semejante acontecimiento triste y abrumador piensa que no puede hacer otra cosa que fundar monasterios que sean luz en medio de la noche y escribió con la esperanza que sus escritos servirían a los hombres y mujeres que llenaron los monasterios reformados del Carmelo albergando la esperanza, eso sí, de que llegaran a más gente.

Su gran deseo siempre fue el de "allegar almas a Dios" cuando, como dice en el relato de su vida, " en especial en estos tiempos que son menester amigos fuertes de Dios".

En el libro de su Vida, Teresa cuenta las maravillas que Dios puede hacer en una persona; Camino de Perfección como dice David es un libro mucho más ascético y yo creo que con un componente comunitario pues lo escribió dirigido a sus religiosas. En las Moradas o Castillo Interior, su libro de madurez, la santa recopila toda su experiencia y ofrece un itinerario espiritual en siete etapas para quienes deseen acercarse a Dios por Jesucristo. Una de las grandes riquezas de las Moradas es que interpreta el Evangelio de Jesucristo como un seguimiento y progresivo acercamiento a su Persona desde lo más profundo del ser humano. El itinerario remite al Evangelio y a Cristo desde la comprensión que de ellos tuvo la mujer Teresa de Jesús.

NáN no se puede coger sólo a Teresa, hay que coger a Teresa de Jesús, a la enamorada de Jesucristo. Puede no compartir su religión pero no puede despojarla a ella de lo que es parte intrínseca suya.

Teresa de Jesús, estoy de acuerdo con usted, es universal pero lo es desde su creencia profunda en Dios y Jesucristo y su trascendencia a lo divino. Ahí entra lo sobrenatural y la diferencia fundamental con cualquier chamán.

Los chamanes buscan la trascendencia y piensan que a través de alucinógenos pueden, ellos y la tribu, llegar a trascender. Pero en el consumo de la sustancia y en la duración de sus efectos acaba toda la experiencia y no hay transcendencia del ser humano.

Cierto, como dice Lourdes, la mente es muy poderosa se puede meditar y alcanzar estadios de despojamiento material muy altos pero creo que la mistica y Teresa en especial alcanza cotas sublimes, es la conjunción de mente y espíritu, "el espíritu es agua viva y brota de lo íntimo del corazón y ensancha su capacidad de orar, de servir y de amar" dice Teresa en la cuarta morada y ahí es donde se alcanza la contemplación divina.

Yo como católica no le quito a la santa acérquese a ella siempre, desde la creencia o no, pero no la despoje de su esencia. No me diga que los creyentes la circunscribimos a nosotros, no, Teresa de Jesús era creyente y de ahí su fina ironía al morir: soy y muero hija de la Iglesia.

NáN dijo...

Blogger, por superar los 4.096 caracteres no me ha dejado poner mi comentario entere. Lo parto en dos:

I


Veo con pesar, no demasiado porque mi vida, ya larga, me ha acostumbrado a las exclusiones, que no debo "ni acercarme" a Teresa si no “comulgo” con otros aspectos de ella.

Primero David, que dice «El misticismo es un fenómeno sobrenatural y esta es la primera base que se debe admitir para, a continuación, tratar de comprenderlo».

Por lo visto, no puedo entender a Teresa en el mundo sino acepto lo "sobrenatural". Mal empezamos. Creía que no pertenecer a unos códigos y rituales concretos me podrían impedir "sentirlos"; pero no que como hombre con entendimiento (para más inri, viniendo de quien viene esta frase, "hecho a imagen y semejanza de Dios"), me estaría vedado "comprender". Aunque me falte ese 1% para que la "comprensión" pueda ser total (desde el punto de vista de los creyentes. No, no vale el 99, ni el 90 ni el 80%. O crees porque sí (por fe, decís) o lo que te digo, o estás fuera.

NáN dijo...

Y II

Viene después Ana y dice (más de lo mismo): «Porque le guste a usted o no, Teresa de Cepeda y Ahumada, Teresa de Jesús en la vida religiosa es santa. Es religiosa en la Iglesia católica romana y apostólica y usted, si quiere hacer suyo su coraje, su mística y su escritura deberá hacerlo desde el entendimiento que ella lo hace desde Dios y para Dios a través de Jesucristo».

Mire usted, Ana: que la hayan hecho Santa o no me importa tanto como que un sufí haya sido incluido o no, en los libros musulmanes de rezos. Me recuerda, David y usted a mi madre, cuando en las Navidades en que tenía 15 años, le dije que había llegado a la convicción íntima, después de mucho pensarlo y de mucho ver y leer, que la religión me parecía un cuentito. "Arrodíllate ante el sagrario y reza para que te vuelva la fe". Por suerte, mi madre no era tonta y antes de que llegara Reyes añadió: "Olvida lo que te dije el otro día. Fue la conmoción. Pocas veces he sido tan irracional y estúpida".

Sigamos: «NáN no se puede coger sólo a Teresa, hay que coger a Teresa de Jesús, a la enamorada de Jesucristo. Puede no compartir su religión pero no puede despojarla a ella de lo que es parte intrínseca suya.»

¿Acaso he negado yo que fuera católica? ¿La he despojado de algo? No, simplemente, como no puedo creer en ese dios ni en ninguno de los cientos que existen (y el católico no es ni siquiera el mayoritario), cojo a Teresa en el mundo, por mucho que usted me diga que no puedo.

Por no liarla, no quise referirme a la mística de otras religiones monoteístas importantes, como los sufís y los practicantes de la Cábala. ¿Me quiere usted decir, Ana, que no puede iluminarse con lo que ellos han dejado escrito, porque tendría que tomarlos enteros, con la religión que practicas; y que no es la suya? No le diré lo que me parece esa posición.

Tampoco hablé de las místicas india, china y japonesa, de enorme trascendencia las tres.

Sí hablé de chamanes: es decir, de esas culturas que se caracterizan por carecer de códigos escritos. Y usted escribe:

«Los chamanes buscan la trascendencia y piensan que a través de alucinógenos pueden, ellos y la tribu, llegar a trascender. Pero en el consumo de la sustancia y en la duración de sus efectos acaba toda la experiencia y no hay transcendencia del ser humano.»

Y claro, se equivoca mucho, al no estar dispuesta a compartir lo de los demás, y sin ese "compartir entero" no concibe las cosas. Incluso les falta el respeto, arrogándose para sí las posibilidades de trascendencias.

Lo hace además, desde la ignorancia de quien no se ha informado: los chamanes tomaron sustancias, pero alcanzado el grado de trascendencia ya no las toman nunca (o casi nunca). No las necesitan. En contra de lo que usted dice, la trascendencia les dura toda la vida.

Para terminar, si no puedo captar a Teresa sin captar su "esencia cristiana", porque es un todo, permítame dos preguntas.

¿Es posible entender la Inquisición como obra de hombres perversos (como obra de hombres que, además, eran religiosos), pues dadas sus fuertes creencias cristianas, y sus objetivos, la Institución que torturó salvajemente y quemó vivas a centenares de miles de personas tiene "una inseparable esencia cristiana"?

Y segunda pregunta: ¿Quién otorga ese marchamo de esencia cristiana que, por ejemplo, no me permite a mí acercarme sin remilgos a Teresa en el mundo?

Todos mis respetos para su santa de cabecera, pero el mismo respeto le pido para esos seres que, aislados en otros mundos, han conseguido llegar a una trascendencia de la vida en la selva y los desiertos, enseñando a los demás a vivir en armonía con la naturaleza.

Lo que dicho sea de paso, es un logro de espiritualidad muy superior al conseguido por la religión a la que usted, con todo mi aprecio y respeto por "sus" creencia, pertenece.

Elena dijo...

Yo no he entendido que Ana y David te quiten a Teresa de Cepeda y Ahumada, NáN, lo que he entendido es que era católica y que escribió en clave católica y que éso no le quita ser universal. De verdad que no veo por ningún sitio que si no eres católico no puedes admirarla, lo que he leído es que es una santa católica, que lo es, y que escribió sobre cómo llegar a unirse mejor a Cristo, que también es verdad. No puede decirse de ella que no fuese católica porque lo fue tanto que es doctora de la Iglesia. Entonces, te lo digo con toda simpatía, no entiendo tu enfado, o eso me ha parecido, porque digan que a Santa Teresa era sobre todo una mujer de iglesia, es que lo dice ella, pero ni Ana ni David dicen en ningún sitio que si no eres católico te olvides de ella. Ahora, está claro que ella de quien escribe es de Jesucristo, de sus conventos y de lo que ella piensa que es la mejor manera de ser católica, no creo que esto lo niegue nadie.

NáN dijo...

¿Enfado, Elena? Casi nunca me enfado.

Simplemente, en lo intelectual, no puedo permanecer indiferente a los planteamientos tramposos:

"El misticismo es un fenómeno sobrenatural y esta es la primera base que se debe admitir para". Pues no señor, eso es jugar sucio, dejando a los demás en la imposibilidad de participar: es decir, si yo no acepto la sobrenaturalidad, ¡a callamrme, no tengo nada que opinar!

"NáN no se puede coger sólo a Teresa, hay que coger a Teresa de Jesús, a la enamorada de Jesucristo". Pues no señora, los católicos no tienen la exclusiva de Teresa, la tienen de Santa Teresa, por ser santa, como la tienen de la Santa Inquisición, o Tribunal del Santo Oficio, por ser santo. No tengo que cogerla entera, lo mismo que puedo ser un apasionado de Ezra Pound, sin coger sus ideas fascistas; o de Celine.

Esos argumentos de exclusión, que como verá, Elena, estaban claramente expresados, no tengo por qué aceptarlos. Si Teresa fuera "solo" católica, de interés solo para los católicos, no estaríamos discutiendo de esto, porque se hablaría de ella en los foros y los blogs católicos, en los que no entro porque no tengo interés; y porque carezco de la intencionalidad de molestar.

Como tampoco tengo que aceptar las descripciones de los chamanes basadas, como poco, en la ignorancia.

Nunca me ofendo y (casi) nunca me enfado: lo que no quiere decir que deje pasar, sin más, argumentos carentes de toda lógica y todo pensamiento ordenado.

Si causo conflictos no deseados por ello, no tendré ningún inconveniente en desaparecer para no estorbar la "paz".

Entre tanto, ni Ana, ni Fr (¿acaso Fray?), David ni usted me producen la menor frustración, inquietud o enfado; solo una ocasión de expresar libremente mi oposición a lo que me parece un sinsentido.

Fernanda dijo...

De mística no tengo ni puñetera idea y de santa Teresa sé lo que estudié en el colegio y lo que David me ha enseñado, porque resulta que el cura, como yo lo llamo, da clases de mística católica, hindú, judía, sufí, budista y de cualquier tipo que haya, que no tengo ni idea,en una de las universidades más prestigiosas del mundo, norteamericana para más señas, y es un experto en Teresa de Jesús. De hecho, como ayer me dijo que iba a dejar aquí un comentario, he entrado a ver qué había escrito y me encuentro con un debate del copón y lo que me ha dejado más alucinada, me ha parecido leer que hay quien lo tacha de sectario y de poco abierto, y si he entendido mal, pido disculpas. Me he quedado ojiplática porque el cura es el tío más tolerante, más abierto de mente, más conciliador y menos dogmático que he conocido en mi vida. Sigo leyendo y a la siguiente que me parece que llaman intolerante es a Ana. Valgame Dios! Y he llegado a la conclusión de que NÁN ha tratado a pocos intolerantes, y si me vuelvo a equivocar, vuelvo a pedir disculpas, porque es otra que de eso tampoco peca. Así que no entiendo nada. Menos mal que el cura no abre el ordenador en fin de semana ni aunque se lo mande el general de los jesuitas, si no, con lo sentido que es, se iba a pasar lo que queda de sábado y el domingo preguntándose qué había expresado mal y por qué se había molestado esta persona. Si lo conoceré yo! Y no escribo más , tranquila T que no te revoluciono más esto, ya volveré otro día cuando habléis de algo de lo que yo entienda.

Fernanda dijo...

Cuando yo empecé a escribir no estaba tu último comentario NAN, te aclaro lo de Fr, es e l diminutivo en inglés de Father, en realidad se dice con el apellido pero como el no lo ha puesto, no voy a ser yo la que lo diga. David no es fraile, es jesuita. Yo aquí solo soy una invitada pero por las personas que conozco de aquí, precisamente a David y a Ana, y por referencias a T, te diría que no son de las que van cerrando puertas a nadie.

NáN dijo...

Amiga Fernanda, lo escrito, escrito queda. Me refiero a los entrecomillados que puse, más a todo lo que añadí. Ni me excuso, ni pido a nadie que se excuse: debatir libremente es un acto gozoso.

O debería serlo. Creo que se puede decir que una idea es fruto de la ignorancia, o que es arrogante al intentar excluir de la comprensión a los que "no son de club". Decir eso no significa llamar "ignorante" ni "intolerante" a nadie. Librémonos de los argumentos ad hominem". Nuestro conocimiento del mundo y la experiencia humana se volvería entonces muy pequeñito.

Acepto perfectamente que cualquiera, en sí mismo, pueda ordenar sus ideas de acuerdo con "su grupo de pensamiento, religión, código...". Pero cuando las expresa en público, no vale decir "si no perteneces a nuestras creencias, quedas excluido de la comprensión", que es lo que cualquier buen entendedor puede entender de ellas.

Todo lo escrito por mí hasido una defensa de que cualquier ser humano puede entender a otro ser humano; aunque queden resquicios "demasiado propios" que interpretará de otra manera. Por ejemplo: no distinguir entre el viaje a la conciencia expandida de Teresa y el mismo viaje hecho por quien no es católico.

Y pasemos al final: no me refería a ser "ignominiosamente expulsado" del blog; y mucho menos por una anfitriona de la que todo lo que he leío me incita al respeto y cercanía. Simplemente, al ver que soy el único que practico un humanismo renacentista, mi presencia puede no ser buena para los demás; y para mí, una falta de economía en el uso de mi energía física al tener que enredarme en algo que en realidad no me merece la pena: la defensa de que hay una vida poente y hermosa fuera del catolicismo; eso es algo que ya sé y a lo que no me gusta dedicarle demasiado tiempo, que es lo que estoy haciendo en este caso.

Vine atraído a este blog por una cita de Eugenio Montale. Entiendo, por la situación de ECA, el detalle de rosario (y a mi manera me sumo al deseo). Pero si me he equivocado, si la visión católica es el eje, quizá fuera bueno para todos mi no presencia.

Ya veremos.

Un abrazo a todos

T dijo...

Yo tampoco suelo entrar en internet los fines de semana, lo hice ayer para saludar a Fr. David porque me avisaron, y hoy me han vuelto a avisar de que tenía un montón de comentarios, lo que no es habitual, y una pequeña polémica. Así que me ha matado la curiosidad y aquí estoy.

Por supuesto, NáN, que estoy encantada de que participes en el blog, como lo estoy de que participen todos los que hasta ahora lo han hecho. Así que, por mi parte, ningún problema.

El blog no es de temática religiosa aunque a veces sí he escrito sobre religión. Yo sí soy católica. No lo he ocultado nunca y éso no me ha impedido nunca polemizar con quienes no lo son. Aquí comentan personas católicas, personas agnósticas, increyentes o ateos, como tú y, ayer lo hizo un padre jesuita que, te lo aseguro, tiene menos de dogmático que yo de china.

La cita de Santa Teresa no es la única que hay de un santo católico. Hay muchas más. Ahora recuerdo otra de San Agustín que también provocó otro pequeño debate. Y habrá más, como las hay de de otras muchas personas, católicas o no.

Esto por lo que respecta a mi condición de anfitriona. Cuando abrí este blog sólo me propuse un límite a los comentarios: los ataques personales y la mala educación. Y así va a seguir siendo. Estás en tu casa, como lo están los demás.

T dijo...

Dicho lo anterior, como anfitriona del blog, también quiero dar mi opinión.

Ya el otro día le dije a mi amiga Lour, que para mí había diferentes caminos místicos y que no era lo mismo, y no entro en cual sea mejor, alcanzar el despertar de Buda que la comunión espiritual plena con Jesucristo. Esto último es lo que pretende Santa Teresa en 'Las Moradas'.

Estoy de acuerdo con Fr. David en que Santa Teresa, como no estaba loca ni sufría disociación de personalidad alguna, vivíó, escribió y murió católica. Y su camino místico se reflejó en su vida, lo mismo cuando estaba entre pucheros que cuando describía la séptima morada.

Y éso, no supone que los no católicos no puedan tenerla como suya, sólo indica que aquellos que optan por la vía mística, y son católicos, tienen en ella a una maestra espiritual de primer orden que les guíe para alcanzar la unión mística con Jesucristo. Porque su camino es el que hizo Teresa de Jesús. En ese sentido, es en el que creo que Santa Teresa tiene un valor añadido para ellos. Pero no niego que cualquiera pueda beneficiarse de lo que tú llamas su conciencia expandida.

Por otra parte, yo sí creo que la mística tiene mucho de sobrenatural. El propio DRAE, define la mística, y copio literal, como:

1. f. Parte de la teología que trata de la vida espiritual y contemplativa y del conocimiento y dirección de los espíritus.

2. f. Experiencia de lo divino.

3. f. Expresión literaria de esta experiencia.

.../...

T dijo...

.../...

Y por otra parte, lo que conozco sobre la terapia de la conciencia expandida, también admite lo sobrenatural, ya que incluso admite 'espacios entre vidas'. Aunque de ésto sí que no conozco casi nada.

Para terminar, gracias también a Fernanda por sus comentarios. Y por supuesto a Elena, a Fr. David y a Ana. Y me adelanto a dárselas a Lour que seguro que también tiene algo que decir. ;-)

Carmen, sobreponte, y dí también algo. ;-)

Lourdes dijo...

He leído con interés creciente el intercambio de mensajes del fin de semana acerca de Teresa de Jesús, la mística, lo sobrenatural, los encierros terminológicos y las exclusiones.
Quiero empezar diciendo que mis discusiones con T sobre religión, espiritualidad y creencias varias, ella desde el catolicismo y yo desde el agnosticismo, se remontan a muchos años atras. La prueba más evidente de que ninguna de las dos ha excluído a la otra es que seguimos siendo amigas y seguimos discutiendo, a veces con vehemencia y siempre desde el respeto.

Entiendo que el camino místico es para mí sobrenatural porque pretende buscar la unión con un ser supremo, lo llamen como lo llamen quienes lo inician. En este sentido estoy de acuerdo con David, y como no le he leído que afirme que la mística es sólo una experiencia sobrenatural exclusiva del catolicismo, no presupongo que haya circunscrito el término; si lo hace, estaré en desacuerdo con él. Pero leo a Fernanda decir que es profesor de mística en generaly conociendo la formación que siguen los jesuitas hasta que los son, y después de serlo, doy por sentado que David ha estudiado el tema y no sobrevolado ligeramente por él.

Abundar sobre que Teresa de Jesús fue católica me parece una obviedad, pero si quiero añadir que en mi opinión fue catoliquísima, a pesar de la Inquisición, porque vivió en plena Contrarreforma donde la reacción al protestantismo era ser más católico que nadie. Y de hecho, por eso decidió reformar el Carmelo, porque para ella había entrado en una relajación inadmisible.

Lourdes dijo...

Sobre que Teresa de Jesús sea patrimonio de todos no puedo estar más de acuerdo, es una gloria de las letras españolas y a mí, también me importa muy poco su canonización. Yo admiro su forma de escribir y respeto sus creencias, que no comparto, y me parece muy interesante leer sus experiencias místicas pero a continuación añado que me resulta muy complicado seguirla precisamente porque es muy católica y carezco del suficiente nivel de abstracción como para evitar sus contínuas referencias a las mercedes de Dios, a la guerra que da el Demonio y la imperiosa necesidad de confiar en la Virgen María. (Escribo con mayúsculas porque ella lo hace).
A mí me cuesta mucho desligarla de su fuerte catolicismo y para meditar prefiero mantras neutros, pero es mi gusto particular.

Sobre la conciencia expandida, NáN, te confieso que tengo muchas reticencias y todas las prevenciones aunque tal vez no nos estemos refiriendo a lo mismo, en Suecia es poco menos que una secta, y por lo que has escrito no me pareces una persona que se deje engañar por cuentos chinos.

Lourdes dijo...

Concluyo diciendo que el hecho de admitir que su catolicismo no me impide reconocer en ella a una de las cimas de la mística, creo que ya lo había dicho pero no sobra reiterarlo, pero si a mí me diese por el misticismo, por ahora me quedo en la meditación trascendental, su forma de hacer ese camino no sería la mía por lo que ya he dicho antes.

David dijo...

Quiero en primer lugar pedir disculpas por mi español. Voy a aclarar algunas cosas. En el mensaje de las 11 horas 9 minutos del día 26 NAn escribe:

"está encerrando, con los términos "sobrenatural" y "religiosas" (que hay que entender, supongo, como "religión católica") dentro de una religión. Aunque no me cabe duda del derecho que le asiste, como miembro de esa religión, a juzgarla desde ahí, al hacerlo nos la "arrebata" a los no creyentes."

Yo he dicho que la mistica es sobrenatural y no he distinguido religiones ni he afirmado que la unica mistica valida es la catolica. Si usted quiere decir que existe una espiritualidad atea, yo lo respeto desde el punto de vista que el hombre finito busca lo infinito y lo absoluto, es una espiritualidad que estudio muy bien Henri de Lubac, SI y que es proxima al panteismo que es una otra forma de religion.

Es posible tambien que sea usted en la sintonia de Comte-Sponville que afirmaba que las espiritualidades orientales como budismo o confucianismo no son religiones. Bueno esto es admitido por mi con puntualidades porque en mi opinion si son con un componente religioso aunque no sea teista y todo lo religioso es con componente sobrenatural, esto no lo dice un catolico es afirmado por cualquier religion.

"La práctica y la experiencia del samadhi generan un grande poder mental. Este poder no necesariamente tiene que ser sobrenatural, pero lo puede ser". No es afirmacion mia esto ultimo es del Maestro Sheng Yen, del budismo chan, muy respetado y que conoci muy bien cuando ha vivido en los Estados Unidos.

Lo que si es seguro es que la mistica de Teresa de Jesús es profundamente catolica, en esto no hay discusion posible pero ella fue tan grande que ha trascendido lo catolico. No la apropio por los catolicos y no digo que es santa por nadie mas que por los catolicos.

Muchas gracias.

T dijo...

Gracias a todos. He aprendido mucho y no sólo de mística.