domingo, 1 de enero de 2012

Estrenar

Entre los ritos que acompañan el inicio de un nuevo año, ninguno tan sugerente como abrir una bonita agenda, con trescientos sesenta y cinco días en blanco para llenarlos de idas y venidas, de entradas y salidas, de risas y enfados, de sueños y de expectativas.  De vida, en definitiva. Este 2012, par y  bisiesto, no pinta nada bien en los pronósticos pero nos regala un día más para disfrutarlo hasta el último segundo. Ese es mi deseo para este año al que sólo le pido, una vez más, que sea tranquilo y normal.

8 comentarios:

Ana dijo...

¡Mira que son bonitas! yo este año repito con verde.

Feliz Año Nuevo ¿tranquilidad? ¿normalidad?

Buffff ¿usted cree que eso existe?;-)

Carmen dijo...

¿Sabes lo que pasa? Que últimamente lo normal es para tentarse la ropa. Me quedo con lo de tranquilo.

Yo estrené ya en diciembre. Malva.

Feliz año a todos.

T dijo...

Sea. Dejemoslo en tranquilo. Yo he estrenado en azul marino.

Lourdes dijo...

He venido buscando a los Reyes Magos y veo que este año no han venido todavía. En Estocolmo empieza a nevar tímidamente por primera vez en este invierno y echo de menos un buen roscón y una taza de chocolate caliente. Me estoy haciendo muy mayor, querida T.

( La mía, este año, es de piel de lagarto con cantoneras plateadas. Preciosa)

Elena dijo...

Pues parece que este año no hay Reyes en este blog.
Mi agenda es de color rojo y del mismo sitio de la de la foto.

T dijo...

Lo cierto es que había programado una y me ha fallado. Trataré de arreglarlo.

Ana dijo...

¡Me extrañaba a mí no ver una epifanía por aquí!

Ana dijo...

No. Parece que no. Este año no hay epifanía...

sniffff