martes, 11 de octubre de 2011

Una cantante de las grandes

El viernes pasado fui al Teatro Real de Madrid a ver Elektra, de Richard Strauss, y en la tienda, compré la grabación que René Jacobs dirigió de la Agrippina de Händel. La escuché el sábado y no puedo quitarme de la cabeza la impresionante interpretación de la soprano búlgara Alexandrina Pendatchanska en el papel principal.  ¡Qué maravilla!


13 comentarios:

Lourdes dijo...

¿Debo entender que la Elektra no fue de tu gusto y por esa razón no le has dedicado ningún comentario?

Carmen dijo...

Mi madre estuvo el domingo y volvió entusiasmada. ¿No te gustó?

Ana dijo...

Creo que el post "va de" la forma fortuita en que uno descubre una soprano espectacular.

La excusa es Elektra que sí puedo adelantarles que le gustó, al menos, tanto como a mí

La crítica se la dejo a ella que es mucho más experta que yo;-)

T dijo...

Elektra me gustó mucho, incluso me gustó el escenario pero no la dirección de escena que me pareció horrorosa. Musicalmente estuvo muy bien, la Polaski, que fue quien cantó ese viernes, sigue cantando el papel principal con muchísima fuerza y Ricarda Merbeth, que interpretó a Crisostemis, me pareció estupenda. Elektra me gusta más en cada ocasión que la veo y la escucho. Es una partitura tremenda en la que siempre descubro algún matiz nuevo.

Lo de la Pendatchanska fue porque, efectivamente, me ha dejado impresionada. Sabía de su existencia y había leído muy buenas referencias pero no la había escuchado hasta ahora - llevo unos muy vaga en cuanto a novedades operísticas -, tiene hechuras de cantante grande: una voz enorme, un técnica excelente y una facilidad para agilidades y coloraturas que hacía tiempo que no veía juntas en una misma cantante. Vamos que voy a ir a verla al primer sitio que pueda.

Ana dijo...

Fíjense si le ha impresionado que escuchándola en Roberto Deveraux la ha equiparado a su adorada Caballé en los filatos.

¡Muda me dejó!

Lourdes dijo...

Hé comprado la Agrippina y coincido en calificarla de excelente.

Me alegro de que pasases un buen rato escuchando a una orquesta atronadora y a un elenco de cantantes compitiendo en disonancias.

Carmen dijo...

Mi madre fue mucho más escueta, desde luego. Claro que si me llega a contestar la mitad de lo que ha dicho T., a estas horas una de las dos estaría ingresada en un manicomio...

T dijo...

Ejem! La voz de mi Caballé es irrepetible. ésta fila muy bien la voz pero.... ;-)

Lour ¿No te gusta Elektra? Hubiese jurado que sí. Es mucho más moderna que cualquier composición de la Segunda Escuela Vienesa´. Y las disonancias suenan muy bien. Eso sí, Eugenio Trías dice que es una sucesión de alaridos de soprano en la máxima expresión tonal.

Carmen, Elektra siempre ha sido carne de psicoanálisis, así que no le son extravagantes los psiquiatras.

Lourdes dijo...

Elektra me provoca sentimientos contradictorios, querida T. En disco no soy capaz de escucharla porque no la sigo y en el teatro tanta orquesta, llegando a apagar las voces, tanta desolación y tanto desgarro consiguen provocarme desazón. No es una ópera con la que disfrute pero reconozco que fue muy audaz y sigue siendo muy moderna.

Paz dijo...

Y esa sesión de ruidos seguro que te costó más que una buena crema ¿ A qué si?
¡Felicidades, guapa! No me he vuelto loca, estoy esperando a que uno de Melbourne, el mismo que te va a comprar la camiseta del Open de Australia, me mande un artículo que firmamos juntos y que tenemos que envíar hoy mismo a una revista, antes de las 10 de la mañana.

Anónimo dijo...

Felicidades Mrs. Foster, sigo siendo su rendido admirador.

Elena dijo...

Elektra no la he escuchado nunca pero el trozo que has puesto de Haendel me gusta mucho. Felicidades, T.

T dijo...

Paz, si no fueses tan anti comunicaciones telemáticas, tendrías un smartphone que te avisaría de cuando entran los correos sin necesidad de estar sentada frtente al ordenador esperándolos. Que a este paso te vas a aficionar a internet y te veo cargando con un tablet por esos montes de Dios.