lunes, 26 de septiembre de 2011

'Vague, but exciting...'


Mis viejos amigos del CERN de Ginebra llevan tres días siendo los reyes de la web y de la prensa escrita, gracias a los ya famosos neutrinos, esas partículas subatómicas que son más rápidas que la luz y que han puesto de manifiesto que las noticias científicas también tienen su público, sobre todo si rayan la ciencia ficción, como es el caso.

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC), la máquina más sofisticada y compleja de la historia, está instalado en un túnel de 27 kilómetros de circunferencia, a una profundidad que oscila entre los 50 y los 150 metros, entre la cordillera del Jura, en Francia, y el Lago Leman, en Suiza. Es verdad que no tuvo unos inicios fáciles pero comienza a dar sus frutos y ha puesto en entredicho al mismísimo Einstein y a su Teoría de la Relatividad.

Rolf Heuer, el director de este magnífico templo de la ciencia, se ha apresurado a declarar que el experimento tiene que ser verificado y que no cree que Einstein estuviese equivocado pero habrá que estar muy atentos a lo que ocurra con los neutrinos porque el CERN es un sitio que está especializado en descubrimientos apasionantes.  Fue allí donde nació la World Wide Web con el fin de tener una red que ayudase a los físicos del CERN a compartir toda la información almacenada en la memoria del ordenador  central del laboratorio. 'Vague, but exciting...', fueron las tres palabras que Mike Sendall, uno de sus directivos, escribió en los márgenes del documento que contenía el proyecto. Y ya ven ustedes a donde hemos llegado. Así que estoy dispuesta a creerme lo de los neutrinos por imposible que parezca.

11 comentarios:

Carmen dijo...

Efectivamente, esto del neutrino tiene que ser confirmado, porque el asunto es de una importancia fabulosa. Pero a mí, en mi ignorancia, no me parece imposible. ¿Por qué no? El ser humano no sabe nada en el fondo. Quiero decir que se ignora muchísimo más de lo que se conoce. Y los avances científicos siguen un efecto acumulativo, y crecen y van más deprisa de manera exponencial. De Newton a Einstein pasaron casi tres siglos, ya me parece mucho lo que les está durando Einstein.

No me sorprende la cautela con la que han presentado esto.

Elena dijo...

En el CERN ha más cerebrines juntos que en ninguna otra parte y ahora son famosos pero hasta que pusieron en marcha el Acelerador del que han salido los neutrinos, trabajaban en la más absoluta discreción y sólo los conocían en los ambientes científicos. Si os dáis cuenta, ha salido a hablar el director pero nadie más, porque huyen del protagonismo personal.

Lourdes dijo...

En los últimos años se están produciendo avances científicos notabilísimos pero aún así, Carmen tiene razón cuando dice que nos queda muchísmo por conocer. En lo de los neutrinos - también yo sigo al CERN de cerca desde que anunciaron este proyecto - he leído que habrá que esperar un año para verificarlo y descartar cualquier fallo experimental. No en vano, de confirmarse, tiraría por tierra las leyes fundamentales de la física moderna.

Carmen dijo...

¿Os parece que hablemos del tiempo, para ir pasando el rato?

Carmen dijo...

Del tiempo meteorologico, digo, porque el otro no nos tiene muy locuaces.

Elena dijo...

Yo también estaba por aquí curioseando y comprobando que la bloggera o está dormida o piensa mucho, o eso dice su Whats App, porque por aquí anda desaparecida. Aquí, muy cerca del CERN, tenemos un tiempo buenísimo ¿Y en Madrid, qué tal?

Carmen dijo...

En Madrid es como primavera, pero sin el festival de colores.

En el whats app tiene ahora "zzzzz". Yo un día miré y llevaba dos días pensando. ¡Huy! Ahora que me miro, yo llevo una semana "en perfecto estado de revista". Me voy a poner en "zzzzz". mañana me daré una vuelta, a ver si nos dicen qué tal en Suecia.

T dijo...

Tiempo es, precisamente, lo que no tengo estos días, Carmen.

Lourdes dijo...

He estado fuera una semana, en unas sesiones clínicas en un hospital de Nueva York, y no he tenido tiempo de asomarme al blog porque no soy capaz de dilatar en tiempo. El otro, el metereológico, era excepcionalmente bueno allí y aquí, hasta ahora, también está siendo muy benigno.

T dijo...

Lour ¿Qué me dices del Nobel de medicina? ¿Cómo se lo han dado a un muerto si, según he leído, lo prohiben los estatutos?

Lourdes dijo...

Ha sido una desgraciada coincidencia, querida T, el Karolinska Institutet no sabía que había muerto en el momento de hacerlo público. Una anécdota más en la larga lista con la que cuentan los premios.