lunes, 18 de julio de 2011

L' Infinito





Sempre caro mi fu quest'ermo colle,
E questa siepe, che da tanta parte
De l'ultimo orizzonte il guardo esclude.
Ma sedendo e mirando, interminato
Spazio di là da quella, e sovrumani
Silenzi, e profondissima quiete
Io nel pensier mi fingo, ove per poco
Il cor non si spaura. E come il vento
Odo stormir tra queste piante, io quello
Infinito silenzio a questa voce
Vo comparando: e mi sovvien l'eterno,
E le morte stagioni, e la presente
E viva, e 'l suon di lei. Così tra questa
Infinità s'annega il pensier mio:
E 'l naufragar m'è dolce in questo mare.

Giacomo Leopardi

8 comentarios:

Elena dijo...

¿Y si lo traduces? Gracias por anticipado.

Ana dijo...

con permiso de T.

" Siempre amé esta colina,
y este cerco que la vista me impide ver
más allá de su horizonte.
Mirando los interminables espacios de allá a lo lejos,
los silencios sobrehumanos y su profunda quietud,
yo estoy con mis pensamientos,
aunque mi corazón no se asusta.
Escucho los susurros del viento detrás de las plantas,
y en el infinito silencio mido mi voz:
y me subyuga lo eterno, y las estaciones muertas,
y el presente real y el sonido de todos ellos.
Así a través de esta inmensidad se ahoga mi pensamiento:
y el naufragar me es dulce en este mar. "

T dijo...

No necesita usted permiso. ¿De quién es la traducción? Porque hay algunas que son terribles. Ésta me suena a la que hizo Colinas pero como no la tengo a mano, no puedo asegurarlo.

Lourdes dijo...

Me gusta mucho Leopardi, a pesar de su pesimismo. Sus poemas son lo más parecido a la perfección y éste que has puesto es el mejor ejemplo.

Ana dijo...

Es la de mi madre Teresa, yo he hecho un apaño y ella me lo ha devuelto muy retocado.

Me alegro que se parezca a la de Colinas, señal que sigue sabiendo tantísimo italiano a pesar del tiempo pasado.

Elena dijo...

Traducida me gusta, gracias, Ana.

Carmen dijo...

Gracias, Ana.

T dijo...

Traducción de Carlos Manzano, alabada por muchos y criticada por otros:

'Esta colina solitaria siempre me
Ha sido cara y este bosquecillo que
A la vista oculta casi todo el
Horizonte último. Aquí me siento a
Contemplar e imagino espacios
Interminables que se pierden en la
Distancia, sus sobrenaturales
Silencios, su profunda calma, y
Mi corazón es casi presa del
Espanto. Y, cuando el viento zumba
En las ramas, comparo su sonido
Con ese silencio infinito y pienso en
La eternidad, en el pasado
Muerto y el presente vivo y en su
Sonido y en la inmensidad
Se ahoga mi pensamiento: dulce
Es el naufragio en este mar.'