miércoles, 26 de enero de 2011

Siria

La semana pasada, con ocasión de FITUR, Madrid se llenó de carteles con reclamos turísticos de lo más apetecibles. Algunos, claro. A otros no iría nunca. Uno de esos carteles lo tenía en el andén de enfrente de la estación de metro en la que entro todas las mañanas para ir a trabajar. Era una foto espléndida de la Fortaleza de Alepo, en Siria.

Ya lo he dicho alguna otra vez pero tengo constatado que la memoria te hace guiños muy raros y muy simpáticos. Durante todos los días que estuvo el cartel, lo miraba, pensaba que Alepo, efectivamente, es impresionante, recordaba un fascinante amanecer en Palmira y como a esas alturas solía llegar el tren, ahí se quedaban mis recuerdos.

Esta semana, ya sin cartel que mirar, me ha pasado una cosa curiosísima. Llegaba al andén, comprobaba que la foto de Alepo ya no estaba y como un resorte mecánico, resonaba en mi memoria una frase: '... y una flecha de sangre sobre una roca señalaba el camino de Alepo.' La frasecita me ha traído a mal traer porque no conseguía recordar de donde era. Pensarán ustedes, con razón, que con haberla metido en Google, enigma resuelto pero que quieren que les diga, reconozco que soy muy terca.  Tal vez si a la altura del viernes no hubiese dado con ella, hubiese recurrido al buscador pero no ha hecho falta. Hace escasamente media hora, se ha hecho la luz y aquí la dejo:

Decían en la Antigüedad que la poesía
es una escalera a Dios. Tal vez no lo sea
cuando me lees ahora. Pero lo supe el día
que por ti volví a encontrar mi voz, disuelto
en un rebaño de nubes y de cabras
revoltosas, que desde un risco acababan con las hojas
del ciruelo y la anea, y los rostros enflaquecidos
de la luna y del sol se fundían;
el motor estaba averiado y una flecha
de sangre sobre una roca señalaba
el camino de Alepo.

Eugenio Montale


14 comentarios:

Lourdes dijo...

Bendita terquedad, querida T, porque ejercitar la memoria es un hábito es un hábito muy saludable.
Tengo pendiente un viaje Oriente Medio, que no conozco, y creo que ya va siendo hora de hacerlo. Siempre han surgido otros proyectos y al final, Israel, Jordania y Siria siempre han quedado para otra ocasión pero no quiero quedarme sin hacer ese viaje.

carmen dijo...

Has logrado una cosa que con total seguridad no te interesa ni un pimiento: si ahora metes la frase en el buscador, simplemente con poner "señalaba el camino de Alepo", sales tú la primera y la segunda, relegando al autor al tercer lugar del buscador. Si pones sólo "camino de alepo" sales en 3ª y 4ª posición, lo que está fenomenal.

Eso se llama "posicionamiento en buscadores", vale bastante dinero y es casi una ciencia. No es nada fácil lo que acabas de hacer...¡cuando se hace aposta!

Bien, y una vez que hemos comprendido que eres una experta estratega en marketing on line, diré que del medio oriente solo conozco Jordania, y vale la pena.

¿No estropea un poco el poema lo del motor averiado?

T dijo...

¡No fastidies! ¿Y éso cómo se consigue?

Carmen, yo viví 6 meses en Israel cuando era muy, muy joven y ya que estaba por allí, conocí toda la región bastante bien. A Siria no he vuelto, pero a Israel y Jordania sí y merecen mucho la pena. Lo que no conozco es el Líbano.

Lo del motor averiado es verdad que chirría un poco.

Elena dijo...

Yo sólo conozco Israel y Jordania, me quedé con las ganas de ir a Siria, pero no pudo ser.
T, cuando escribas tus memorias, el capítulo de tu residencia en Israel va a ser de no perdérselo.

Ana dijo...

¡sabroso capítulo, si!

Yo espero,en un futuro no muy lejano darme una vueltita por aquellos lugares.

Tiene gracia porque he llegado a nuestras antípodas (a las de la Península Ibérica) pero esta zona que pilla más a mano, como a Lourdes, se ha ido quedando para la próxima.

T dijo...

En el caso de escribiese mis memorias, que lo dudo, Israel daría para más de un capítulo, queridas.

Ana dijo...

¡¡¡Pues no sé a qué está usted esperando!!!!!

Carmen dijo...

Israel me parece un país interesantísimo, y no solamente por "contener" Tierra Santa. Yo te animo también a que escribas tus memorias. Si pudiera ser antes de Junio te lo agradecería, la verdad. Es que tengo previsto ir con mi madre...

Ana lo de conocer el 5º pino y no haber estado en Huelva (una servidora), pasa y es normal, porque hay sitios que son de "primero de viajes": NY, París, Londres... Lo de Huelva, por ejemplo, yo lo veo como un cursillo o así. Israel no me parece un clásico, yo lo pondría como en "bachillerato de viajes". Ahora, las antípodas son como de doctorado...

Si queréis, apuntaros en Junio, ¡mi madre es muy simpática! Y con el libro "Memorias de T.: Tomo XV, Israel", podemos pasarlo en grande.

T dijo...

No te digo que no, Carmen. Depende de si a esas alturas ya tengo vacaciones ;-) pero en cualquier caso, te haré llegar una guía estupenda. Me lo apunto.

¿Váis con alguna institución religiosa o por lo laico?

ECA dijo...

A mí lo que me gustó muchísimo fue Petra, hacia un calor que se caían las moscas pero me sentía como Tintín. En Siria tampoco he estado y Jerusalén es tres veces santa por algo.

carmen dijo...

Por lo laico. La religión ya la llevamos puesta ;-)

Te agradezco el ofrecimiento de una buena guía (viniendo de ti, seguro que es estupenda)

T dijo...

Tal y como se está poniendo el patio, me parece que lo de viajar a Oriente Próximo va a ser complicado.

NáN dijo...

Oiga, T., alguien a quien Montale le suena en la memoria está muy bien. Mejorando lo presente (que es una frase cuyo significa nunca he entendido).

T dijo...

Gracias, NáN. Y bienvenido.