jueves, 30 de junio de 2011

Paréntesis

Junio ha transcurrido entre paréntesis. Aburrido y muchas veces desasosegante. Un mes inexistente.

4 comentarios:

Elena dijo...

Ahora paréntesis!? A ver cuando tenemos algo más que signos de ortografía, T.

Carmen dijo...

Yo estoy deseando que nos ponga los corchetes. Seguro que a Lourdes le apasionan, tan cuadriculaditos ellos (lo digo entre paréntesis, entre comillas, y entre...nadísima para el chorreo que me va a caer)

Ana dijo...

En el lenguaje escrito siempre han tenido una función aclaratoria, me parece a mí, del discurso principal que se escribe.

Creo que en la vida los paréntesis pueden ser pausas que uno se toma o que le imponen. Muchas veces inoportunas, encierran un tiempo insulso, doloroso quizás, duro, en cualquier caso un paréntesis que se cierra y el discurso principal sigue.

Y ese es el que cuenta ¿verdad T?;-)

Lourdes dijo...

No me apasionan los corchetes, Carmen, y si me lo permites, en lugar de un chorreo te voy a dar un consejo: dedicate a los recursos humanos porque te veo con muchas aptitudes para ello.

Querida T, los paréntesis pueden ayudar a comprender ese texto principal al que alude Ana y, en cualquier caso, siempre aportan algo a ese texto. Tú que eres inteligente, sabrás sacarle todo lo que encierran.