viernes, 11 de marzo de 2011

Requiem


Requiem aeternam dona eis Domine, et lux perpetua luceat eis.

15 comentarios:

Ana dijo...

¡Cómo me gusta Morales!

T dijo...

Usted tiene en casa mejores grabaciones que ésta pero 'You tube' llega hasta donde llega.

Con Morales, con Fauré, como el año pasado, con cualquier cosa, lo importante es tener un recuerdo para todas las víctimas de aquel horror.

Elena dijo...

Hay días para borrarlos del calendario, lo de Japón hoy está siendo terrible.

T dijo...

César ya advirtió de los idus de marzo, d Elena, pero ésto tiene más que ver con la luna llena, me parece.

Por cierto, si no lo has leído, te recomiendo el libro de Thornton Wilder, que lleva ese título. Asociación de ideas inevitable.

Lourdes dijo...

La música de Morales es luminosa. ¿No os parece?. Elena, me sumo a la recomendación que te hace T pero no creo en días fastos y nefastos, éso es pura superchería.

Carmen dijo...

Me gusta T., no lo conocía.
Y ya está todo dicho.

Elena dijo...

Lourdes, define música luminosa, por favor. Me apunto el libro, pero ¿De qué va?

Fernanda dijo...

Tampoco lo conocía y lo de la música luminosa como que tampoco lo pillo, pero es muy bonito.Lo del 11M, el 11 S y el resto de onces fue tan escalofriante y tan salvaje que recordarlos duele.
Lo de Japón porque ha sido allí, es en Sudamérica y los muertos se multiplican por cien mil, las imágenes de la tele son espeluznantes y aquí la costa oeste está en alerta y acabo de escuchar en la NBC que el tsunami se ha tragado unas cuantas islas del Pacífico.

Ana dijo...

Lourdes, volvíamos a casa T y yo y le decía precisamente que la música de Morales es luminosa.

Escuchar a Morales y tener la sensación de que un haz de luz se expande a mi alrededor es todo uno.
La primera vez que yo escuché a Morales, el Requiem fue en la basílica del Escorial, no creo que tenga que explicar a nadie lo lúgubre que puede llegar a ser, sobre todo si es en pleno invierno.

Escuchar las notas del requiem hizo que el ambiente se llenara de claridad, la pureza de las notas trasladada en esas voces nítidas transmitía una sonoridad limpia y clara como el cristal más fino (ese que si expusiéramos a la luz del sol relumbraría). Me sigue ocurriendo sea donde sea que lo escuche y lo que escuche y Morales escribió principalmente música de difuntos así que no es porque sea música alegre, más bien dimana del propio sonido. Pero eso seguro que T o Lourdes se lo explican mucho mejor;-)

Por mucho que se encadenen las cifras o las casualidades me cuesta creer en que haya algo lógico en determinados sucesos catastróficos. Lo que me pregunto es si, de alguna manera, la naturaleza no está respondiendo a nuestra insolente injerencia en el orden natural de las cosas.

Lourdes dijo...

Me alegra coincidir contigo, Ana. Ya ves, querida Elena, que es posible, si no definiría, si describirla. Ana lo ha hecho muy bien contraponiendo la luz de la música de Cristobal de Morales a las tinieblas, reales y sugeridas, de la Iglesia del Monasterio de El Escorial.

En cuanto al libro de Thornton Wilder, recrea los últimos meses de la vida de Julio César. No es una novela histórica aunque refleja hechos históricos. Está escrita en género epístolar y podría compararse a las célebres Memorias de Adriano, de Yourcenar. Es más breve y a mí me interesó más.

Elena dijo...

Gracias a las dos por la información y eso que tu, Lourdes, en lo de definir la música luminosa te has esforzado poquito.

Ana dijo...

T, ande, no se haga usted la remolona y explique lo que usted sabe que puede explicar muy bien;-)

T dijo...

Los sentimientos que provoca la música y las imágenes que nos sugiere son muy personales. Ana ha contado los suyos que, por lo visto, coinciden con los de Lourdes.

Morales fue un gran polifonista y lo cierto es que la música polifónica renacentista es muy limpia porque carece de orquestaciones suntuosas. De ahí la luminosidad, en mi opinión.

Lourdes dijo...

Me refería a sentimientos porque carezco de los conocimientos musicales imprescindibles para establecer otro tipo de opinión. T ha apuntado a la limpieza de la partitura y como ella si tiene esos conocimientos, doy por buena su explicación.

T dijo...

Está claro lo que Ana y tú quisistéis decir. Es posible que mi explicación te parezca un poco escasa pero tampoco es el sitio para hablar de la sobriedad contrapuntística de Morales y su impecable utilización de los distintos modos gregorianos. Ésa es, tecnicamente, la explicación a 'la luz' de su música. Es música sin artificios, lo que no quiere decir que sea simple y sencilla de componer.